¿Qué es el impuesto al alcohol? 

Publicado el 14/09/2023 por
Alvaro Icaza
Categoría
Impuestos
Contenidos:
🚀 ¡Estamos abiertos! Ya puedes presentar tu declaración de la renta con TaxDown. Regístrate y calcula GRATIS tu resultado.

El impuesto al alcohol es, oh sorpresa, una tasa especial que se aplica a ciertas bebidas con alcohol. Sí, la cerveza que te bebiste ayer tiene este impuesto.  

Este gravamen lo utilizan muchos gobiernos para obtener ingresos extra y, al mismo tiempo, controlar el consumo de estas bebidas. Aunque dudamos mucho que tengan esa función disuasoria.  

Y justo de este tema vamos a hablarte a continuación: del impuesto al alcohol. Si te has preguntado en alguna ocasión por qué las bebidas alcohólicas tienen un precio determinado o por qué varían de un país a otro… ¡sigue leyendo! 

¿Qué productos llevan un impuesto especial?  

No todas las bebidas o productos que consumimos llevan un impuesto especial. Los impuestos especiales, hablando en términos generales, se aplican sobre bienes que pueden tener un impacto en la salud pública o en el medioambiente. 

Además del alcohol, se puede encontrar este tipo de impuestos en productos como el tabaco o los combustibles. Sin embargo, el impuesto al alcohol es particularmente interesante y complejo (sí, tenemos que decir esto para seguir teniendo tu atención). ¿Quieres saber cómo funciona? Sigue haciendo scroll, sigue. 

Impuesto especial a bebida alcohólicas  

El alcohol, siendo una sustancia que puede causar dependencia y tener repercusiones en la salud, suele estar regulado y gravado en la mayoría de los países del mundo mundial (sí, esto no es exclusivo de España). El impuesto especial a las bebidas alcohólicas tiene dos objetivos principales: 

  • Generar ingresos para el Estado. El alcohol es un bien de consumo muy popular, y gravarlo puede representar una fuente significativa de ingresos. Y eso, claro, es un caramelito para los Estados. Para que te hagas a la idea de la importancia fiscal y recaudatoria de este impuesto, en 2022 el Estado ganó más de 1.000 millones de euros gracias a él. Un registro récord desde que se tienen cifras, en 1995. Y por cierto, la Unión Europea ya ha “sugerido” a España que tiene que subir este impuesto, por lo que se espera que las recaudaciones en los próximos años vayan aumentando. 
  • Desincentivar el consumo excesivo. Al aumentar el precio del alcohol mediante impuestos, se pretende reducir el consumo, especialmente entre la población joven y aquellos propensos a abusar de él. ¿Hay datos que corroboran estos hechos, como sí los tenemos con la recaudación? No, pero lo suponemos. 
Cervezas en un cubo

¿Dónde se aplica el impuesto a las bebidas alcohólicas?  

El impuesto al alcohol no es el mismo en todo el mundo. Cada país, e incluso algunas regiones dentro de un país, pueden establecer sus propias tasas y criterios para la aplicación de este impuesto.  

En Europa, por ejemplo, la Unión Europea tiene directrices generales, pero cada estado miembro puede fijar sus propios impuestos. Un poco de soberanía no está mal.   

En América, países como México, Estados Unidos o Argentina tienen diferentes tarifas y regulaciones. Vamos, que cada uno es de su padre y de su madre. Por lo tanto, es muy importante estar al tanto acerca de las leyes locales si estás pensando en comercializar o importar bebidas alcohólicas. 

¿Qué bebidas alcohólicas gravan estos impuestos?  

Casi, casi todas las bebidas alcohólicas están sujetas a impuestos, pero la tasa varía según el tipo y la graduación alcohólica. Por ejemplo: 

  • Cervezas. Por lo general, tienen una tasa más baja que licores o destilados debido a su menor contenido de alcohol. 
  • Vinos. Pueden estar gravados o, en algunos lugares, tener tasas reducidas para fomentar la industria vitivinícola local. 
  • Licores y destilados. Suelen tener las tasas más altas debido a su alta concentración de alcohol. 

Es decir, que el impuesto varía dependiendo del tipo de bebida alcohólica.  

Copazo

¿Qué bebidas alcohólicas están exentas?  

Aunque puede parecer que todas las bebidas alcohólicas llevan impuestos, hay excepciones. Algunos países eximen a ciertas bebidas por razones culturales, tradicionales o para apoyar a productores locales. Por ejemplo, ciertos vinos artesanales o bebidas tradicionales pueden estar exentos o tener una tasa reducida. Sin embargo, estas excepciones varían enormemente de un lugar a otro y suelen ser la excepción y no la regla.  

Un botellón de impuestos 

El impuesto al alcohol es una herramienta que los gobiernos utilizan no solo para generar ingresos, sino también para regular y controlar el consumo de bebidas alcohólicas. Aunque puede variar ampliamente de un país a otro, su presencia es prácticamente universal.  

Por eso, la próxima vez que brindes con una copa o cerveza en la mano, recuerda que detrás de ese precio hay toda una estructura impositiva que busca equilibrar ingresos estatales, salud pública y placeres personales. ¡Salud! 

Preguntas frecuentes sobre el impuesto al alcohol

¿Quién paga el impuesto de bebidas alcohólicas? 

El impuesto de bebidas alcohólicas es inicialmente abonado por los productores, destiladores, importadores o cualquier otra entidad que introduzca al mercado estos productos. Estas empresas, al momento de elaborar o introducir una bebida alcohólica en el mercado, deben considerar los costos asociados a estos impuestos en su estructura de precios.

Sin embargo, es importante saber que, aunque estos actores son los que directamente cumplen con la obligación tributaria ante el Estado, en la práctica, este coste se traslada al consumidor final. Es decir, que cuando tú compras una litrona de cerveza, una botella de vino o un Licor 43, una parte del precio que pagas corresponde al impuesto de bebidas alcohólicas. Así, de manera indirecta, el consumidor (es decir, tú) es quien asume este impuesto. 

¿Cuánto es el IVA del alcohol en España? 

El sistema impositivo en España, como en muchos otros países, es bastante complejo y contempla diferentes tasas de IVA según el tipo de producto o servicio. En el caso de las bebidas alcohólicas (excluyendo, por ejemplo, los alcoholes industriales), la tasa estándar de IVA es del 21%.  
Sin embargo, es importante mencionar que existen otros impuestos indirectos en España que pueden gravar las bebidas alcohólicas, como el Impuesto Especial sobre el Alcohol y las Bebidas Alcohólicas.  

Este impuesto se aplica de forma específica a la venta y producción de alcohol y varía según el tipo y grado de la bebida. Por tanto, cuando hablamos del coste total de una bebida alcohólica, debemos tener en cuenta tanto el IVA como este impuesto especial. 

¿Quieres ahorrar en tu declaración?
Haz la declaración con nosotros
Accede a Taxdown

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
¡Haz ahora tu declaración de la renta y pagando un 10% menos!

Regístrate y usa el código: ADIOSHACIENDA10