El método «FIFO» y «La Regla de los Dos Meses»

Publicado el 29/10/2021 por
Taxdown team
Categoría
Finanzas e Inversiones

Uno de las mayores dudas que nos rondan en la cabeza a la mayoría de las personas a la hora de hacer la declaración de la renta, es cómo declarar las acciones y cómo se calcula su compraventa. Taxdown es la mejor herramienta para reflejar estas cantidades de forma rápida y sencilla y, además, si lo deseas nuestros asesores te revisarán la declaración completa para que se presente ante la Administración de forma correcta.

Contenidos:

Definición de «método FIFO»

El método FIFO (First in, First out, son sus siglas en inglés) es una forma de contabilizar la ganancia derivada de la venta de acciones que debe hacerse siguiendo la siguiente fórmula. Las primeras acciones que compras son las primeras que tienes que tener en cuenta cuando vendes acciones del mismo tipo a efecto de calcular la ganancia.

Lo que se consigue en términos generales que las existencias finales se encuentren valoradas de la forma más parecida a la realidad del tiempo en que se realiza la valoración. Además, con este método se mantiene la valoración del almacén con los valores más altos posibles, lo cual puede tener incidencia en el resultado del ejercicio.

Respecto a la declaración de la renta, al hacer la declaración se pagan impuestos por la diferencia entre el precio de compra y el de venta. Esa diferencia es la ganancia patrimonial que tributa dentro de las rentas del ahorro a un tipo entre el 19% y el 23% después de compensar pérdidas y ganancias.

 

Ejemplo práctico para mayor comprensión

Empecemos por el principio, si por ejemplo compras 100 acciones a 10 euros cada una y luego las vendes a 12 euros, estamos de acuerdo en que la ganancia patrimonial es de dos euros por acción. Por tanto, en total la operación te habrá reportado 200 euros de beneficio, por los que pagarás un 19% de impuestos en la renta o 38 euros.

Pero, ¿qué sucede cuando se compran acciones con diferentes precios y en momentos diferenciados? Te ponemos un ejemplo práctico muy sencillo sobre esta segunda casuística:

a) 01-01-2008: compro 30 acciones a 10€ la acción

b) 01-01-2010: compro 20 acciones a 11€ la acción

c) 01-01-2020: vendo 10 acciones a 13€ la acción

d) 01-08-2020: vendo 30 acciones a 9€ la acción

El primer punto es que, tendré que incluir la ganancia/pérdida que he obtenido en mi declaración de 2020, que se presenta de abril a junio de 2021.

El segundo punto es calcular la ganancia. El primer momento de venta es el 01-01-2020. Como tengo que coger las primeras acciones compradas a efectos de la ganancia, cogeré:

a) Las 10 acciones vendidas a 13€, es decir, una venta por importe de 130€

b) 10 acciones de las 30 que se compraron en 2008 a 10€, costaron 100€ en total.

La ganancia será 130 – 100 = 30€, que pagarán impuestos al 19%, pagando, por tanto, por esa venta 5,7€

Pero además hay una segunda venta:

a) 30 acciones vendidas a 9€, que originan una venta por importe de 270€

b) Aquí hay que coger acciones de 2 sitios:

  • Las 20 acciones que me quedan de 2008, a 10€, teniendo un valor de compra de 200€
  • 10 acciones de las 20 que compré en 2010, a 11€, teniendo un valor de compra de 220€
  • Por lo tanto, el valor de compra total ha sido de 420€

En este caso se tendrá una pérdida, tenemos un valor de venta de 270€, menos 440€ de valor de compra, 170€ de pérdida.

Por otro lado, también te preguntarás, ¿qué pasa si has comprado acciones en más de un broker?. Pues verás, el método FIFO se aplica con independencia de dónde se haya comprado la acción, lo que interesa es la venta. Por tanto, respondiendo a la pregunta, aunque la compra se hubiera efectuado con más de una entidad, el cálculo para reportarlas no varía.

Descuento de 5€ en TaxDown

La regla de los dos meses

En relación con lo explicado sobre el método FIFO, hay que tener en cuenta la conocida `regla de los dos meses´. Esta regla tiene como fundamento evitar que los inversores hagan trampa a la hora de compensar las pérdidas y ganancias, imponiendo el deber de dejar pasar, al menos, dos meses para ello. Es decir, más específicamente, entre la fecha de venta de un activo hasta que se vuelva a comprar tiene que pasar dos meses mínimo.

Esta regla nace ante la necesidad de frenar la trampa que hacen algunos inversores. Éstos tienen como objetivo, evidentemente, de hacer crecer su patrimonio, pero la peculiaridad es que a veces para llegar a ello no quieren deshacerse de sus activos. Por esta razón, aprovechan la bajada del precio de éstas, para venderlas a un precio muy bajo en el que incluso obtienen pueden llegar a obtener pérdidas, y al poco tiempo después volver a comprarlas. De este modo, se siguen teniendo las mismas acciones que se tenían en un principio. Debido a la regla de los dos meses, ¡Esto no funciona así!.

Por tanto, si se desea vender a un precio bajo y así pagar menos impuestos, hay que esperar al menos dos meses para poder volver a comprar esas mismas acciones. No se puede contabilizar la pérdida. Una excepción es cuando la inversión se ha realizado en ETF, tal y cómo explicamos en el articulo que trata sobre ellos.

En resumen, es muy importante tener un buen asesoramiento para evitar poder llegar a ser multado por la Administración y saber cómo reportar los activos de forma correcta en la declaración de la renta. De esta manera, se podrá ahorrar mucho dinero de manera segura. ¡En Taxdown te ayudamos! No dudes en ponerte en contacto con nosotros y contarnos tu situación para que te ayudemos en todo.

¿Quieres ahorrar en tu declaración?
Haz la declaración con nosotros
Accede a Taxdown

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.