¿Los préstamos personales se desgravan en la declaración de la renta?

Publicado el 26/06/2024 por
María Herrero
Categoría
Declaración de la Renta
Contenidos:

Resumiendo, que es gerundio

Los préstamos personales pueden desgravar en la declaración de la renta según su tipo: los préstamos para autónomos son deducibles si se destinan a su actividad económica; los préstamos estudiantiles generalmente no lo son, salvo algunas excepciones en Cataluña y para formación relacionada con la actividad del autónomo; los préstamos hipotecarios son deducibles solo si la vivienda fue adquirida antes del 1 de enero de 2013 y es la vivienda habitual.

¡Se acabó el tiempo! ⏳ Pero todavía puedes presentar fuera de plazo con TaxDown ✅

Si te has visto obligado a hacer frente a un gasto imprevisto o has decidido embarcarte en una gran inversión, es normal que hayas recurrido a un préstamo personal. Esta solución, aunque resulte útil, suele venir acompañada de un montón de dudas (y dolores de cabeza) sobre cómo afectan estos préstamos a la declaración de la renta que se presenta al final del año fiscal: ¿Se pueden desgravar los préstamos personales en la declaración de la renta? ¿Es posible deducir los intereses? Y muchas, muchas más preguntas.

En TaxDown, nuestra mayor preocupación es asegurarnos de tu tranquilidad y seguridad financiera. Esta no es, nada más y nada menos, que la razón por la que trabajamos día a día. Por tal motivo, hemos decidido redactar este artículo, donde podrás resolver todas las dudas que tengas sobre los préstamos personales y su impacto en la declaración de la renta

Así que, ¡dejémonos de cháchara y vamos al grano! 

Los préstamos personales se pueden desgravar en tu declaración

En este artículo abordaremos las particularidades de la pregunta: ¿los préstamos personales son deducibles? La respuesta no es única, ya que depende del tipo de préstamo en cuestión:

  • Préstamos personales para autónomos. Si el préstamo está directamente relacionado con la actividad económica que desarrollas como autónomo, o se destina a cubrir gastos inherentes al negocio, entonces podrás deducirlos.
  • Préstamos estudiantiles. En general, estos préstamos no suelen ser deducibles. Sin embargo, existen algunas excepciones que detallaremos más adelante.
  • Préstamos hipotecarios y para la reforma de una vivienda. Si cumples con los requisitos establecidos por la ley, podrás aplicar la deducción correspondiente a estos préstamos.

En los siguientes apartados, profundizaremos en los mencionados tipos de préstamos, indicando los requisitos específicos de las deducciones ligadas a ellos. 

Y recuerda que, cualquier interrogante que tengas, puedes consultarlo con nuestros expertos fiscales. Estaremos encantadisimos de ayudarte en todo lo que necesites, ya sea en cuestiones relacionadas con los préstamos o en cualquier otro elemento deducible en tu declaración de la renta. ¡Lo más importante es que ninguna duda te quite el sueño! ;).

Qué ocurre en el caso de los autónomos

Centrándonos en los autónomos, ¿qué circunstancias se deben dar para que un préstamo personal pueda ser deducido en la declaración de la renta? Pues bien, si eres autónomo y quieres beneficiarte de una deducción de IRPF de este tipo, el préstamo debe haber sido solicitado para la actividad económica que realizas. Por ponerte un ejemplo, si eres un autónomo que solicita un préstamo para comprar un ordenador para tu negocio, podrás deducir la cantidad de IRPF correspondiente. Eso sí, ¡tendrás que justificar bien el motivo de tu solicitud del préstamo si quieres conseguir la deducción! 

¿Y adivina qué? Nuestros planes de suscripción incluyen servicios para autónomos. Si tienes dudas sobre si tus gastos pueden considerarse parte de tu actividad económica como autónomo, ¡puedes consultarnos! No podía ser de otra manera ;).

Una persona prestando dinero en efectivo a otra que luego podrá desgravarse su cumple ciertas condiciones.

¿Qué pasa con los préstamos relacionados con estudios?

Otro de los interrogantes que pueden surgir está directamente relacionado con los préstamos que solicites para pagar los estudios. ¿Pueden estos gastos educativos ser deducidos en la declaración de la renta? Pues no, amigo, ¡ojalá se pudiera! El Estado considera que las becas y las ayudas al estudio son más que suficientes, motivo por el que los préstamos destinados al pago de estudios, másteres y cursos formativos no pueden deducirse en la declaración de la renta

Sin embargo, en Cataluña, sí que existe una interesante deducción relacionada con los estudios. Esta permite deducir los intereses asumidos por el préstamo de estudios de máster o doctorado. Además, otro caso relevante está vinculado con los estudios relacionados con la actividad económica que un autónomo lleve a cabo. Es decir, si eres autónomo y decides pagar un máster que esté relacionado con tu actividad económica, podrás deducir parte del importe total del máster. Nada mal, ¿verdad?

Juan se acaba de ahorrar 482€ en su declaración.

El caso de los préstamos para vivienda y reforma

Por último, hablemos de los préstamos destinados a la vivienda y a las reformas de las mismas. Pues bien, únicamente, podrás deducir un préstamo hipotecario en la declaración de la renta si has adquirido tu vivienda antes del 1 de enero de 2013. Los préstamos hipotecarios de aquellas viviendas que se hayan comprado después de la mencionada fecha no podrán ser deducidos. Sin embargo, ¡no debes olvidarte de incluirlos en la declaración de la renta!

A su vez, el préstamo hipotecario solo se puede deducir cuando el inmueble adquirido es considerado “vivienda habitual”. En los casos contrarios,  en que la vivienda comprada corresponda a una segunda residencia o en que su uso esté destinado al alquiler de terceros, el préstamo no podrá ser deducido. 

Y, ¿qué es exactamente una vivienda habitual? Hemos hablado de este concepto en otras ocasiones, pero vamos a refrescarte la memoria: para la Agencia Tributaria, una “vivienda habitual” es aquella en la que resides de manera constante durante, como mínimo, tres años. También recibirá tal consideración aquella en la que residas durante un plazo de doce meses desde la fecha de compra o desde el cese de las obras. 

¡Pero espera! Hay otro requisito para que tu préstamo hipotecario se beneficie de tal deducción: toooodo el dinero que recibes del préstamo hipotecario, debes utilizarlo exclusivamente para la adquisición de la vivienda. ¡Pero no temas! Si has utilizado una parte del préstamo para llevar a cabo una reforma o para llenarlo de productivos muebles, puedes restar dichos gastos adicionales y aplicar la deducción a la parte del préstamo destinada a la compra de la vivienda. 

¡Se acabó el tiempo!
Pero todavía puedes presentar fuera de plazo. Hazla ya con TaxDown y asegúrate el máximo ahorro.
Calcula GRATIS

Si cumples con lo mencionado, tendrás la posibilidad de deducir hasta un máximo de 1.356€ en tu declaración de IRPF cada año. Esta cifra puede incluir el capital que hayas amortizado, los intereses que hayas pagado y otros gastos relacionados con la operación. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el límite máximo de deducción es de 9.040€.

¿Qué sucede si en la hipoteca figuran dos titulares? ¡Pues que ambos podrán deducir la cantidad mencionada! Esto significa que ambos titulares pueden beneficiarse de la deducción, siempre y cuando cumplan con los requisitos establecidos.
Para los préstamos destinados a la reforma de una vivienda, también existe la posibilidad de beneficiarse de una deducción, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos. Es necesario que el préstamo se haya firmado antes del 1 de enero de 2013 y que la reforma haya finalizado antes del 1 de enero de 2017. En este caso, podrás deducir el 15% de la cantidad invertida, con un límite anual de 1.356€.

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.

¿Olvidaste presentar tu declaración de la renta?

Menudo lío todo esto de los préstamos, ¿eh? Entre el marrón de devolverlos más tarde (¡y con intereses!) y el marrón de declararlos en la renta, ¡es normal que nos entre el pánico cada vez que solicitamos uno!

¡Pero con TaxDown puedes quitarte preocupaciones de encima! Con nuestra ayuda, no tendrás ni el más mínimo problema en incluirlo en tu declaración de la renta. Nosotros nos encargamos de guiarte en todo el proceso, ¡y además te informamos de las deducciones que, si puedes aplicarlas, reducirán la cantidad a pagar!

¿Y sabes qué es lo mejor de todo? ¡Que no solo podemos asesorarte con los préstamos personales, sino que además, nuestro servicio incluye el resto de elementos que afectan a la declaración de la renta! Así, con nuestra ayuda, podrás estar tranquilo: cumplirás con las obligaciones fiscales de la manera más óptima, ¡pagando de impuestos lo mínimo que te corresponda legalmente!

¿Qué más tenemos que decirte para convencerte? Contacta con nosotros clicando aquí y, a partir de ya, ten a un equipo de profesionales a tu disposición. 

Te estamos esperando ;).


¡Se acabó el plazo para presentar!
Pero puedes presentar tu declaración de la renta con nosotros fuera de plazo. Es fácil, rápido y te aplicarás todas las deducciones que te pertenecen. Calcula gratis tu resultado.

¡Regístrate ahora!

¿Quieres ahorrar en tu declaración?
Haz la declaración con nosotros
Accede a Taxdown

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *