Inversión del sujeto pasivo

Es un término que establece que el sujeto pasivo es el que hace frente al pago del impuesto de determinadas compras o servicios.

Es un término que establece que el sujeto pasivo es el que hace frente al pago del impuesto de determinadas compras o servicios.

¿Qué es la inversión del sujeto pasivo en el IVA?

El sujeto pasivo es la persona (física o jurídica) que emite una factura y repercute el IVA al cliente. Normalmente, suele ser el vendedor. Posteriormente, lo devuelve a Hacienda cada tres meses tras hacer el IVA trimestral.

Imagen
Es decir, quien emite la factura repercute el IVA. Y después lo presenta en su declaración de impuestos a Hacienda.

¿Qué ocurre en ciertos casos? Pues que el encargado de declarar el IVA y presentarlo hay veces que es el destinatario de la factura, en vez de la persona que la realiza. En estos casos, se dice que la inversión es del sujeto pasivo.

¿Cómo funciona?

En estos casos, es el vendedor el tiene que emitir la factura e indicar en esta que es una operación con inversión del sujeto pasivo. Esto se hace añadiendo una factura sin IVA e indicando “Operación con inversión del sujeto pasivo conforme al artículo 84. Uno.2º de la Ley 37/1992”.

Las cantidades a pagar se añaden en el modelo 303 y en el 390. Y cuando el sujeto pasivo recibe esa factura, tendrá que registrarla y declarar en su modelo 303 la base imponible resultante, dentro del IVA devengado y deducible. Esto hay que hacerlo porque, aunque no estés obligado a presentar el IVA, tendrás que reflejar los importes correspondientes de las ventas.

Esta operación se puede hacer siempre y cuando el emisor y el receptor sean empresarios o profesionales, no vale si son particulares. Además, las actividades que tiene que desarrollar y que se recogen en el artículo mencionado anteriormente son las siguientes:

  • Actividades que hagan profesionales fuera del territorio en el que se aplica el IVA.
    • Entregas de oro, productos semielaborados y de ley.
    • Ventas de teléfonos móviles, consolas de videojuegos, tablets y ordenadores que no superen los 10.000€
    • Actividades de derechos de emisión y certificados de reducciones de gases de efecto invernadero.
    • Entregas de algunos bienes inmuebles.
    • Algunas ejecuciones de obra y rehabilitación de locales de negocios.
    • Entregas de materiales de recuperación.

[wpforms id="25862" title="false"]

¡Y ojo! Si no se comunica esto correctamente, hay una serie de infracciones y sanciones. Estas pueden ser por diversos motivos:

  • Si no se hace el pago: Si se te ha pasado hacer el ingreso, la solución es fácil: se emite una rectificación y se justifica que se ha pagado.
  • No se repercute correctamente: Si se repercute de forma incorrecta el IVA, el sujeto pasivo no podrá deducírselo. En estos casos habrá que rectificar la factura y después de hacerlo, se devuelven las cuotas al cliente.
  • El IVA no lo ha abonado la persona correcta: En estos casos, el emisor de la factura es el que tiene que arreglar el error, y el destinatario tendrá que devolver los ingresos incorrectos. Al fin y al cabo, es rectificar las cuotas devolviendo el importe a la otra parte.
Imagen
Las sanciones pueden variar entre 300€ y 10.000€ si no se justifica correctamente la inversión del sujeto pasivo a la Agencia Tributaria.

Los beneficios que trae la inversión del sujeto pasivo se ven sobre todo en las operaciones intracomunitarias. Cuando se hace una venta fuera de la Unión Europea se evita de este modo que se pague por el IVA de un país distinto al de la residencia fiscal. Además, te ahorras la burocracia que conllevan este tipo de operaciones fuera de la Unión.

Ejemplos para que lo entiendas mejor.

Durante una construcción, tenemos por un lado a la promotora de un edificio encargada del alquiler de las viviendas, y por otro a la empresa constructora. Para la pintura de la fachada del edificio, la constructora subcontrata una empresa de pintores.

En este caso, la empresa de pintores emite una factura que recoge sus servicios sin IVA, y se la da a la empresa constructora. De igual forma hará la constructora a la promotora del edificio.

La constructora se deduce el IVA y se lo repercute, es decir, no tiene que pagarlo. Es la promotora del edificio la que tiene que ingresarlo a Hacienda.

Imagen
En resumen, la inversión del sujeto pasivo consiste en que dicha figura que realiza la venta o servicio que lleva el impuesto, es la encargada de emitir la factura al destinatario de la operación, que es quien paga ese impuesto.

Ya puedes presentar tu declaración de la renta, fácil y aplicando todas las deducciones que te pertenecen. Calcula gratis tu resultado.

¡Regístrate ahora!

¿No era esto lo que buscabas?

Échale un vistazo a estos otros términos

X
¡Haz ahora tu declaración de la renta y pagando un 10% menos!

Regístrate y usa el código: ADIOSHACIENDA10