Impuesto progresivo

Los impuestos progresivos son aquellos en los que se aplica un porcentaje sobre la base imponible, que irá aumentando a medida que el poder adquisitivo del contribuyente crezca. Para que sea más fácil de entender, cuánto más ganes, más tendrás que pagar.

Los impuestos progresivos son aquellos en los que se aplica un porcentaje sobre la base imponible, que irá aumentando a medida que el poder adquisitivo del contribuyente crezca. Para que sea más fácil de entender, cuánto más ganes, más tendrás que pagar.

¿Qué es?

Los impuestos progresivos son aquellos en los que se aplica un porcentaje sobre la base imponible, que irá aumentando a medida que el poder adquisitivo del contribuyente crezca. Es decir, a mayor renta mayor porcentaje impositivo.

El objetivo de este sistema es redistribuir la riqueza de forma proporcional, ayudando a las rentas más bajas a pagar menos porcentaje. A mayor capacidad económica, mayor carga fiscal. Un ejemplo de impuesto progresivo es el Impuesto sobre la Renta o IRPF.

Tipos

Existen varios tipos de progresividad:

  • Por clases: se establecen grupos de renta, y dentro de cada grupo se asigna un tipo impositivo distinto.
  • Por escalones: se establecen una serie de tramos de renta, y se aplica un tipo diferente para cada escalón.
  • Continua: a cada parte de renta se aplica un tipo impositivo, independientemente de la diferencia entre las rentas.

No hay que confundir los impuestos progresivos con los proporcionales. Estos últimos son aquellos en el que el tipo es siempre el mismo, es decir, hay un porcentaje fijo de tasa impositiva. No tienen en cuenta el nivel de renta, mientras que los progresivos sí, en el que el tipo de gravamen varía según la renta. Estos impuestos no buscan la igualdad en la distribución de riqueza. Un ejemplo de impuesto proporcional es el IVA, que grava el consumo. Esto quiere decir que todas las personas que consumen un bien o servicio pagarán el mismo porcentaje.

Sobre este tipo de impuestos hay mucha polémica, y muchos expertos lo critican ya que creen que hay ciertos inconvenientes. Las razones que exponen son:

  • Se crea una desmotivación por el crecimiento económico de las personas e incentivos al trabajo, ya que cuánto más ganas, más tendrás que pagar.
  • Grava a las familias más que al individuo.
  • Hay desacuerdos a la hora de fijar los tipos progresivos.

Ejemplos de impuestos progresivos

Pero al margen de las polémicas, para acabar vamos a destacar otros tipos de impuestos progresivos aparte del IRPF, como el Impuesto sobre Patrimonio (IP) o el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

El primero, se aplica al patrimonio personal de las personas físicas. Se calcula según el valor de los bienes que tenga una persona o sociedad. El segundo, el impuesto sobre sucesiones y donaciones, grava la transmisión de un bien o derecho entre varias personas En este caso se incluyen también las donaciones. ¡Y eso es todo! Esperamos haber aclarado en este apartado qué son los impuestos progresivos y cómo funcionan.


Ya puedes presentar tu declaración de la renta, fácil y aplicando todas las deducciones que te pertenecen. Calcula gratis tu resultado.

¡Regístrate ahora!

Otros términos relacionados

Related Posts

Parece que no tenemos ningún término relacionado...

¿No era esto lo que buscabas?

Échale un vistazo a estos otros términos

X
¡Haz ahora tu declaración de la renta y pagando un 10% menos!

Regístrate y usa el código: ADIOSHACIENDA10