Todo lo que necesitas saber sobre la Ley General Tributaria

Publicado el 07/02/2023 por
Juncal De Haro
Categoría
Economía
Contenidos:
🚀 ¡Estamos abiertos! Ya puedes presentar tu declaración de la renta con TaxDown. Regístrate y calcula GRATIS tu resultado.

Que todos tenemos la obligación de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos con nuestros ingresos no es nada que tú no sepas. Y pagar impuestos, desde luego, es algo que gusta poco (o muy, muy poco) pero inevitable.

En nuestro ordenamiento jurídico hay diferentes normas que regulan esta materia pero aquí vamos a hablar de la que supone la base para todo lo demás: la Ley General Tributaria (que es la ley 58/2003 de 17 de diciembre).

La regulación legal de los tributos en España

Para que te sitúes un poco te vendrá bien tener una “vista de pájaro” sobre cómo están regulados en España los tributos. Imagínate una pirámide en la que los diferentes niveles vienen a ser más o menos los siguientes:

1.- La constitución.

Estaría en la cúspide y establece, en su articulo 31, la obligación genérica que ya conocemos de la siguiente forma: “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.”

2.- La Ley General Tributaria (LGT).

Establece el marco legal de todo lo relativo a los tributos y contiene los principios esenciales y básicos que rigen en esta materia.

3.- Las leyes y reglamentos propios de cada tributo.

Cada tributo se regula por su propia normativa, que suele ser una ley ordinaria y el reglamento que la desarrolla, que forma que los reglamentos entran más en los detalles que la ley. Por ejemplo, la Ley 35/2066 de 28 de noviembre del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el Real Decreto 439/2007 de 30 de marzo por el que se aprueba el Reglamento de dicho impuesto.

un hombre con la ley general tributaria

¿Qué es la Ley General Tributaria?

Según su exposición de motivos “la Ley General Tributaria es el eje central del ordenamiento tributario donde se recogen sus principios esenciales y se regulan las relaciones entre la Administración tributaria y los contribuyentes”.

Mejor no se puede explicar…

Y es que toda la normativa tributaria debe respetar los principios establecidos en la Ley General Tributaria y en ella se regulan:

  • Las pautas a cumplir en lo relativo a la creación, aplicación e interpretación de las normas tributarias, así como los tipos de tributos que existen.
  • Los distintos elementos que configuran la obligación tributaria (por ejemplo, sujeto pasivo, hecho imponible, deuda tributaria, responsabilidad, formas de pago, etc.)
  • Los procedimientos administrativos en esta materia (procedimientos de gestión, inspección, recaudación, etc.)
  • Las infracciones y sanciones, determinando, por ejemplo, qué hechos se consideran infracciones tributarias, cómo se sancionan, el procedimiento a seguir en ambos casos, etc.
  • La revisión de los actos realizados por la Administración, es decir, las herramientas de las que los ciudadanos disponemos para instar a la AEAT (Agencia Estatal de la Administración Tributaria) a corregir sus actuaciones y los procedimientos para llevarlas a cabo (por ejemplo, recurso de reposición, reclamación económico administrativa, etc.)

Ya puedes hacer tu declaración de la renta con Taxdown. ¡Regístrate y descubre cuánto te va a devolver Hacienda!

¡Empieza ahora!

Características de la Ley General Tributaria

Destacaríamos tres características de la Ley General Tributaria:

  • Se aplica en todo el territorio español, sin perjuicio de los convenios de concierto económico con Navarra y el País Vasco.
  • Es una norma marco, en el sentido de que sienta los principios básicos que deben regir tanto en todo lo relativo a los tributos como en las relaciones entre la administración y los ciudadanos.
  • Establece claramente los objetivos que pretende conseguir y que son “reforzar las garantias de los contribuyentes y la seguridad jurídica, impulsar la unificación de criterios en la actuación administrativa, posibilitar la utilización de las nuevas tecnologías y modernizar los procedimientos tributarios, establecer mecanismos que refuercen la lucha contra el fraude, el control tributario y el cobro de las deudas tributarias y disminuir los niveles actuales de litigiosidad en materia tributaria”.
la ley general tributaria

Clases de Tributos según esta ley

Los tributos son los ingresos que los ciudadanos estamos obligados a realizar a favor del estado. Se regulan mediante ley y su finalidad es doble:

  • Con ellos se sufragan los gastos públicos.
  • Son una herramienta de política económica en el sentido de que se pueden utilizar la conducta de la población. Por ejemplo, si se encarecen los impuestos que gravan el ahorro se favorecerá la inversión, porque los contribuyentes preferirán invertir su dinero en lugar de pagar impuestos más altos por tenerlo guardado. O si se rebajan, por ejemplo, los impuestos que gravan la compra de vehículos se fomentará el aumento de la venta de coches.

Se definen, como no podría ser de otra manera, en la LGT en su articulo 2 y en él se establecen tres clases de tributos:

1.- Tasas

Las tasas son las que el estado recibe cuando:

  • El contribuyente percibe un beneficio, bien por el aprovechamiento de un bien público o bien por la recepción de un servicio prestado por la administración.
  • Y no sea de solicitud voluntaria o pueda ser prestado por el sector público.

Por ejemplo: el importe que pagas por la renovación del carnet de conducir es una tasa, porque la Administración te presta un servicio que no es opcional ya que si quieres conducir tienes que renovar el carnet cuando te caduca.

Otro ejemplo es el importe que pagas por un vado en una cochera. Es la “tasa de entrada de vehículos” y tiene esta naturaleza porque estás aprovechando un espacio de dominio público (se reserva solo para tu utilización) porque la administración te da permiso para ello, cosa que no puede hacer el sector privado.

2.- Contribuciones especiales

Es el tributo que se paga cuando se recibe un beneficio o un aumento de valor de los bienes como consecuencia de la realización de obras públicas o del establecimiento o ampliación de servicios públicos.

Por ejemplo, si el ayuntamiento te exige el pago de un tributo por ampliar y mejorar el acerado de tu calle es una contribución especial, porque su origen está en el beneficio que obtienes de la obra que ha llevado a cabo.

Y lo mismo ocurre si se amplía la línea de autobús hasta la zona en la que tienes tu negocio, por ejemplo.

3.- Impuestos

Los impuestos son los tributos que se pagan al realizar determinados actos que, según la normativa, ponen de manifiesto la capacidad económica del contribuyente y sin que medie ninguna actuación por parte de la administración ni se perciba ningún beneficio concreto (como ocurre en las tasas y contribuciones especiales).

Por ejemplo, deberás pagar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas si obtienes ingresos económicos en la medida que establece la ley. O pagarás el Impuesto sobre el Valor Añadido cada vez que hagas una compra, por ejemplo, porque es un tributo que grava la capacidad económica que pone de manifiesto el consumo.

Recomendar TaxDown

Las tasas y contribuciones especiales son bastante fáciles de liquidar pero la mayoría de los impuestos son algo más complicados. Y no hacerlo bien conlleva problemas y sanciones. Pero ese no tiene que ser tu caso porque para eso estamos en Tax Down, para facilitarte todo lo relativo a tus impuestos si tienes un negocio o tu declaración declaración de la renta si trabajas por cuenta ajena.

¿Quieres que los impuestos no te quiten el sueño? Cuenta con Tax Down, porque de este tema controlamos bastante (y de la Ley General Tributaria también).

¿Quieres ahorrar en tu declaración?
Haz la declaración con nosotros
Accede a Taxdown

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *